Qué es el seguro de caución
25 octubre 2019 Compartir en:

Seguro de Caución: Qué es y cuáles son sus ventajas

Ofrece importantes beneficios a las empresas frente al aval bancario.

El Seguro de Caución es un gran desconocido. Lo es para muchas empresas, que desconocen las importantes ventajas ofrecidas por este seguro frente a su principal competidor, el aval bancario. El Seguro de Caución tiene un importante potencial de crecimiento en España como alternativa al aval bancario. Ofrece beneficios para las empresas tanto económicos como estratégicos. No ayuda el tamaño del ramo en el propio sector asegurador, muy pequeño, aunque con un fuerte potencial de crecimiento, ni cierta posible confusión respecto al Seguro de Crédito, al que aparece ligado en muchas estadísticas sectoriales. Si tienes cuatro minutos te contaremos qué es y cuáles son sus principales ventajas que hacen que ya esté creciendo.

Este seguro aparece regulado en el artículo 68 de la Ley de Contrato de Seguro. Por él, “el asegurador se obliga, en caso de incumplimiento por el tomador del seguro de sus obligaciones legales o contractuales, a indemnizar al asegurado a título de resarcimiento o penalidad de los daños patrimoniales sufridos, dentro de los plazos establecidos en la Ley o contrato. Todo pago hecho por el asegurador deberá serle reembolsado por el tomador”.

En esta definición nos encontramos con la figura del tomador, la empresa o particular que contrata la póliza de seguro; el asegurado, a quien se garantiza que se va a cumplir con las obligaciones derivadas de una ley o de un contrato, y la aseguradora que, por una parte, cobra la póliza al tomador y, por otra, garantiza al asegurado frente a ese posible incumplimiento, por parte del tomador, de una determinada obligación, bien impuesta por la Ley o bien asumida libremente en un contrato.

Seguro de caución en España
Seguro de caución: ¿Qué es y cuáles son sus ventajas?

No debemos confundir el Seguro de Caución, en el que se cubre el riesgo de incumplimiento de una obligación, con el de Crédito, ya que, en este último, además de que el tomador es el propio asegurado, la aseguradora protege frente al riesgo de insolvencia definitiva de sus deudores.

Ventajas del seguro de caución frente a los avales

Como hemos visto, el Seguro de Caución se utiliza en aquellas situaciones en las que una empresa o particular deben garantizar, frente a un tercero, obligaciones no financieras derivadas de un contrato o una ley. Tiene la misma validez legal que un aval bancario. Sin embargo, en el caso de las empresas, ofrece importantes ventajas que conviene destacar:

  • No se refleja en el Pasivo del Balance y, además, el seguro, se convierte en gasto deducible en la Cuenta de Explotación.

  • Elimina la necesidad de inmovilizar efectivo,

    un requisito que sí suele ser habitual en los avales bancarios.
  • No computa en la Central de Información de Riesgos del Banco de España(CIRBE), la base de datos que refleja el endeudamiento de las empresas.

    Al contrario que el aval bancario, el seguro no se integra en esta base de datos. Se elimina así la acumulación de riesgos bancarios y se logra una mejora en la imagen financiera. Ello facilita el crecimiento de la empresa, ya que de cara al futuro una mayor capacidad de endeudamiento o financiación.
  • Es más barato.

    Frente al aval de una entidad financiera, el Seguro de Caución no tiene costes de notaría ni múltiples comisiones (por tramitación, estudio, formalización e, incluso, cancelación, que sí suelen ser habituales en los avales).

Seguros de Caución: Clases de garantías

Las pólizas de Caución tienen diversas aplicaciones, especialmente entre aquellas empresas que trabajan con Administraciones Públicas:

  • Garantía en devolución de las cantidades anticipadas para la compra de viviendas.

    Se asegura a los compradores de viviendas la devolución de las cantidades que anticipan al promotor antes y/o durante la construcción de las viviendas, así como los intereses legales. La cobertura se ejecuta si el promotor no entrega la vivienda en el plazo previsto ni devuelve los anticipos
  • Seguro de caución y Garantías de tipo administrativo.

    ) Las que permiten el cumplimiento de las obligaciones establecidas en distintas normas legales y acceder a subvenciones y autorizaciones administrativas (aduanas, AENA, MEFF, FEGA…).
  • Garantías de origen fiscal o contencioso-administrativo.

    Aseguran el cumplimiento de la eventual obligación de pago, consecuencia derivada de la decisión administrativa que resuelva el conflicto, por ejemplo, por disconformidad por liquidaciones fiscales, compensaciones de IVA o ante los Tribunales de lo Contencioso-Administrativo.
  • Garantías exigidas en los contratos con las Administraciones Públicas.

    El Seguro de Caución garantiza el cumplimiento de diferentes obligaciones contractuales frente a las Administraciones Públicas: de licitación (para empresas que quieren acceder al contrato en concursos o subastas), de ejecución de obra o prestación de servicios (una vez concedido el contrato), complementarias, de anticipos o acopio de materiales, de retenciones en certificaciones, etc.
  • Garantías prestadas ante empresas privadas.

    Similares a las exigidas por las Administraciones Públicas, son las derivadas de contratos privados.

Seguro de Caución: Gran potencial de crecimiento

Nos encontramos, por tanto, ante un seguro útil, que ofrece importantes ventajas frente al aval y que es una solución muy positiva para muchos sectores como por ejemplo el de la construcción «El mejor ejemplo de lo que es el Seguro de Caución lo tuvimos en plena crisis del ladrillo. Entonces, el Seguro de Caución ofreció tranquilidad a las empresas y a la sociedad, a cientos de miles de cooperativistas y compradores de vivienda sobre plano que pudieron recuperar el dinero adelantado», explica Mario García Cueto, director general de Aserta España.

A pesar de todo ello, tiene muy poco peso respecto al aval: el seguro de Caución solo supone un 14% del total de mercado español de garantías, que se sitúa en algo más de 700 millones de euros. Está muy lejos del porcentaje de los principales países de nuestro entorno en los que se comparte el riesgo con los bancos y en los que la penetración alcanza el 50%.

Esa es la mala noticia. La buena es la vuelta a la senda del crecimiento del ramo en 2018, cuando subió el 24,87%, y la fuerte aceleración del 75,38% en la primera mitad de 2019.

«Confío en el crecimiento de la caución, para lo que es necesario crear nichos y productos específicos. Por ejemplo, pólizas para pymes, a las que el Seguro de Caución aporta importantes ventajas y contribuye a complementar la capacidad crediticia ofrecida por los bancos», afirma García Cueto.

Compartir en: